Skip to content

El sol y la eficiencia energética.

13 noviembre, 2014
Tourmaline de Technal

Fuente: Tourmaline de Technnal

La luz natural es un material más de la arquitectura moderna.

El sol proporciona 1500 veces más que la  energía consumida por toda la población del mundo.

15.000.000 de toneladas de CO2 se podrían ahorrar en Europa gracias a la luz del sol.

El 30% de los edificios sufren el síndrome del edificio enfermo por falta de luz.

El sol que recibe nuestra casa tiene una incidencia directa en la eficiencia energética de la misma. La luz natural ayuda a ahorrar en iluminación, que suele representar del 10 al 30% del gasto en electricidad. Asimismo, permite mantener el hogar caldeado con menos consumo en calefacción. Hay que tener en cuenta que por cada grado que nos aporta el sol ahorraremos entre el 6 y el 9% de energía consumida. Así basta con bajar las persianas en verano para impedir que la casa se caliente o subirlas en invierno para conseguir el efecto contrario.

Diseño inteligente y bioclimático

El ahorro  energético que se puede conseguir mediante la aplicación de criterios bioclimáticos en un edificio llega a ser de un 60 a un 90%. Estos criterios se basan en la orientación adecuada y en un diseño inteligente que permite que el edifico se caliente en invierno y se refrigere en verano sin medios mecánicos.

ventana con libros

Fuente: Mondinbilyan

La orientación es una de las bases de la arquitectura bioclimática para conseguir más confort y ahorro. Pero en realidad la arquitectura tradicional ya se regía por alguno de estos principios: los balcones acristalados o los invernaderos adosados, típicos de las casas del norte, permiten iluminar y calentar las estancias interiores y son una sabia solución para los climas fríos, lo mismo que los muros gruesos y los patios interiores, que absorben el calor, aíslan del frío y llevan la luz al interior.

La clave es una buena orientación. Las paredes orientadas al sur reciben más luz y calor y están más protegidas de los vientos fríos. Por ello, en la medida de lo posible, conviene reubicar las zonas de día y todas aquellas estancias donde tengamos más actividad como el salón, el estudio o la cocina. Eso sí, en climas muy calurosos hay que invertir la orientación y evitar el sur para situar las estancias más frecuentes de la casa.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: