Skip to content

El resurgir de los materiales tradicionales

25 noviembre, 2014

interior con ladrillo y maderaCiertos materiales tradicionales de probadas cualidades renacen gracias a la construcción ecológica.

Materiales tradicionales como el adobe, la arcilla y la cal hidráulica resurgen, y junto con la piedra, la cerámica y la madera se erigen en aliados de una arquitectura más interesante, sana y sostenible. También destacan por sus propiedades bióticas (como materiales que han sido producidos por organismos vivos) y su bajo coste de producción.

La innovación tecnológica está reformulando materiales y formatos conocidos con el objetivo de lograr productos más ecológicos.

BioMason es un biocemento creado a partir de bacterias y microorganismos. Se produce a temperatura ambiente, sin necesidad de fundirse en hornos, con el consecuente ahorro de energía.

El Fraunhofer Institute for Chemical Technology (ICT) ha desarrollado madera “líquida”- conocida también como plástico natural- a base de lignina- subproducto de la industria papelera- mezclada con lino, resinas, fibras, ceras y aditivos naturales.

Investigadores de la universidad de Jaén están desarrollando un prototipo de ladrillo a base de una mezcla de arcilla con residuos de celulosa. El resultado es un producto resistente, con cualidades aislantes, económicas y respetuosas con el medio ambiente.

La arcilla, la cal hidráulica, la madera y sus derivados como la paja son los mejores aliados para conseguir un ambiente sano. Son excelentes reguladores de la humedad ambiental ya que al tratarse de materiales porosos y altamente transpirables permiten el intercambio de vapor de agua con el entorno. Y al no contener aditivos, no emiten compuestos orgánicos volátiles al ambiente (COV), por lo que evitan la contaminación química y contribuyen a una óptima calidad del aire interior.

El abobe, uno de los materiales de construcción más antiguos que existe, vuelve a ser valorado en la actualidad porque utiliza tierra de la zona amasada con paja u otras fibras vegetales, todas ellas materias primas abundantes y próximas al lugar de construcción, y porque es fácil de fabricar con un coste reducido.

La cal hidráulica, procedente de rocas arcillosas y ricas en sílice y alúmina, se ha utilizado desde la antigüedad como ligante de morteros, revestimientos y pinturas. Se trata de un material poroso y altamente transpirable que permite un buen intercambio de vapor de agua entre el interior y el exterior, consiguiendo que las paredes “respiren” sin perder las propiedades de aislamiento térmico.

La paja destaca por sus propiedades como excelente aislante térmico y su buen comportamiento de resistencia al fuego, desde que se declara un incendio hasta que las llamas penetran en la paja transcurren 90 minutos. Al igual que la madera, la paja es un recurso vegetal que absorbe CO2 además procede del aprovechamiento de un subproducto agrícola. Destaca su capacidad de repeler el polvo.

La arcilla posee buenas propiedades ignífugas y de regulación de la humedad, permitiendo que las estancias sean más cálidas en invierno y más frescas en verano.

La madera tratada con aceites que no sellen sus poros ayuda a regular la humedad ambiental.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: