Skip to content

¿Por qué deberíamos saber la calificación energética de nuestras viviendas?

29 abril, 2015

Certificación con logoNos debería importar el gasto mensual  en energía para nuestras casas y además queremos minimizar los gastos fijos de nuestros hogares.  Por tanto, tener una medida del grado de eficiencia energética del propio hogar, oficina o negocio, es fundamental a la hora de evaluar el estado en el que se encuentra el inmueble y calcular los beneficios que podrían aportar eventuales mejoras. Con el certificado energético podemos saber el consumo de energía necesario para satisfacer la demanda del edificio en condiciones normales de funcionamiento y ocupación.

Aunque el certificado se suele solicitar a la hora de comprar, vender o alquilar una vivienda, también resulta especialmente útil para mejorar la eficiencia del hogar y conseguir un ahorro perdurable en el tiempo. Además, proporciona información práctica sobre las características del edificio, que puede ayudar a elegir las soluciones más coherentes para mejorar sus prestaciones. Esta información incluye la evaluación del impacto económico que tendrán estas mejoras. Los beneficios potenciales pueden suponer un enorme ahorro de energía, especialmente en viviendas con escaso o deficiente aislamiento o consumo energético excesivo.

El certificado clasifica las viviendas por eficiencia en una escala que va de la letra G —menos eficiente— a la letra A —más eficiente—, en base al consumo de energía y las emisiones de CO2 comparadas con un edificio de similar tipología y localización.

Un edificio rehabilitado térmicamente puede llegar a consumir hasta un 90% menos de energía que el mismo edificio sin aislamiento. Con un mínimo de inversión se rentabiliza el ahorro a largo plazo de toda la vida del edificio.

Para conseguir edificios sostenibles es necesario reducir la demanda de energía y una de las formas más efectivas es evitar pérdidas energéticas.

La mitad del consumo que se produce en las viviendas es debido a su climatización (calefacción y refrigeración), por ello es necesario reducir las pérdidas o ganancias térmicas a través de la envolvente del edificio. Con ello se consigue mejorar el confort térmico del interior de la vivienda, evitando la sensación de pared fría, de condensaciones y de humedades en el interior de nuestros hogares.

Si necesitas asesoramiento contacta con nosotras

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: